Siguemos por correo Email

Buscar este blog

Siseguridad y Autoprotección Integral de personas

El Brexit supone una "oportunidad" "se parece mucho más a un plan muy meditado en el que el gran poder económico representado por las corporaciones mucho ha tenido que ver.










Dr.Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica en la Universidad Ramón Llull, cree que el referéndum del Reino Unido es "un plan meditado en el que las grandes empresas han tenido mucho que ver". Ahora se tiene que cumplir el guión esperado y el Reino Unido terminará siendo 'libre'.
Becerra argumenta  que "esto del Brexit es una obra de teatro en tres actos. En el primero Reino Unido se ha ido de la UE. En el segundo Escocia puede irse del Reino Unido e Irlanda del Norte puede unirse a la República de Irlanda. En el tercero una Inglaterra sin links directos con nadie puede llegar a acuerdos bilaterales con quien le interese, puede fijar una fiscalidad nula sobre el capital, puede vincular contrato de trabajo con permiso de residencia, etc.". 
Las grandes empresas quieren sacar tajada de esta situación y las grandes fortunas lograr un marco fiscal más favorable, según el economista catalán. El Brexit "se parece mucho más a un plan muy meditado en el que el gran poder económico representado por las corporaciones mucho ha tenido que ver. (Seamos claros la propaganda institucional a favor de permanecer podía haber sido muchisisímo más intensa, penetrante y machacona)".
Inglaterra sola tiene 53 millones de habitantes, una renta per cápita de 43.000 dólares y una tasa de paro baja, es decir, es una economía muy fuerte aunque sea sólo Inglaterra. "Sin controles exteriores puede llegar a cualquier parte si cuenta con la bendición de ese poder económico", asegura el Dr. Santiago Niño Becerra.
"Yo creo que la UE no tiene la culpa de que la mayoría de los votantes británicos hayan decidido salir de la UE", asegura el catedrático de la Ramón Llull. Inglaterra no quiere tener ningún tipo de control ni rendir cuentas a nadie.

Fuente Carta de la Bolsa

El Brexit supone una "oportunidad" para el mercado inmobiliario de Madrid y Barcelona al poder ser ciudades "atractivas" para las empresas que abandonen la City, por el menor precio de sus oficinas y la proximidad a la playa en el caso de la Ciudad Condal, según Coldwell Banker Prestige.
La compañía señala que el mercado inmobiliario español no es "homogéneo", sino que cada vez más los inversores segmentan y cada ciudad es vista como un mercado diferenciado.
"A menudo se nos olvida que Barcelona y Madrid son también importantes centros de negocios y que muchas empresas que hoy operan desde Londres necesitan tener, como mínimo, una filial con sede en un país de la Unión Europea para poder seguir operando y prestando servicios en el interior del bloque comunitario", recuerda el consejero delegado de Coldwell Banker Prestige, François Carriere.
En este sentido, Carriere considera que el Brexit obligará a "muchos negocios de la City" a desplazarse junto a su personal e infraestructura hacia el continente europeo.
Sin embargo, esto podría suponer un problema para las operaciones inmobiliarias en las zonas de la costa, donde "ya se están parando operaciones inmobiliarias por parte de compradores británicos que han visto cómo las propiedades que estaban interesados en adquirir han incrementado sus precios en un 15% en pocos días a causa de la devaluación de la libra".
FRANKFURT, PARÍS, DUBLÍN, MADRID Y BARCELONA, LAS BENEFICIADAS
La principal candidata a recibir estas empresas británicas que saldrán de Londres es Frankfurt, seguida por París y Dublín, pero Barcelona y Madrid también podrían tener su oportunidad. "La calidad de vida también influye a la hora de buscar un lugar donde instalar su negocio", asegura Carriere, quien recuerda que Barcelona tiene playa, un aeropuerto a tan solo 15 minutos del centro, buenas comunicaciones con Europa y es una ciudad "de dimensiones humanas".
Todos estos factores han contribuido a que la capital catalana sea la quinta ciudad europea donde más ha crecido la contratación de oficinas en los últimos 10 meses.
LAS OFICINAS EN BARCELONA SON OCHO VECES MÁS BARATAS QUE EN LONDRES
Asimismo, la compañía inmobiliaria cree que las empresas podrían encontrar otro aliciente en el precio de las oficinas en la capital catalana, que se sitúan a un precio promedio cercano a los diez euros mensuales por metro cuadrado, mientras que en algunas zonas de Londres pueden llegar a pagarse alquileres de hasta 82 euros por metro cuadrado.
Junto a esto, Carriere asegura que "el posible traslado de compañías radicadas actualmente en Londres a Barcelona incluso podría tener consecuencias alcistas sobre todo en el mercado de la vivienda de alquiler de alto standing, puesto que estas empresas vendrían acompañadas de sus asalariados y directivos".
"No se trata solo del ahorro en el coste de las oficinas", sino que "muchos empleados podrían encontrar interesante una rebaja de sus sueldos a cambio de trasladarse a una ciudad con los precios más bajos, empezando por el propio coste de la vivienda, con lo que su poder adquisitivo podría mantenerse, con una altísima calidad de vida y donde hay una gran oferta de escuelas y centros educativos británicos de alto nivel", ha añadido.

Seguir en redes sociales: